EDITORIAL

Otra vez la misma historia: como en la época de los 90, los Jubilados y Pensionados víctimas del ajuste

Todo el desastre previsional comenzó en la década de los 90 con la profundización de las políticas neoliberales durante el gobierno de ese entonces y la instrumentada por Domingo Cavallo, que impusieron las retrógradas Leyes 24.241 y 24.463 (articulo 9º e Impuestos a las Ganancias) normas que aunque mediante falsas promesas de derogación siguen vigentes.

Recientemente ha trascendido que, después de una reunión, un alto funcionario nacional ha manifestado “el ajuste hay que hacerlo sobre las jubilaciones, así recortamos una sola cosa. Los viejos no votan, es optativo y no van a votar”.

Vayan los ejemplos: 1) Pésima administración de fondos de Terceros (jubilados y pensionados) ejecutados por funcionarios nombrados por los Gobiernos de turno, que dispone extracciones de fondos de los jubilados a favor de las arcas del Estado con intereses irrisorios –vergonzosos-. En el último mes de diciembre se extrajeron de los fondos que administra el ANSeS 86.000 millones de pesos y el viernes 25 de enero otros 10.000 millones (B.O) ¿Porqué no utilizan esos fondos para pagar los juicios a los jubilados?

2) Hasta el año 2015 unos 117.000 jubilados y pensionados tenían retenciones por el Impuesto a las Ganancias; en el año 2018 fueron 273.000 y en el 2019 serán cerca de los 400.000, por la última modificación que dispuso la Administración de la ANSeS en cuanto a que a partir  de enero los jubilados y pensionados que perciben más de un beneficio –por ejemplo, Jubilación propia y Pensión por viudez- y el monto del mínimo no imponible, comenzaron a registrar un descuento por el Impuesto a las Ganancias o una retención mayor.

3) Modificación de la Ley de Movilidad de la Ley 26.417; se modificó el cálculo de los aumentos por la Ley 27.426, lo que significó un decaimiento en los haberes de los Jubilados en alrededor del 13%.

Ahora por la evolución del RIPTE en un 30% y la inflación en un 70%, se utiliza para determinar los aumentos en las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones familiares (AUH, Asignaciones Familiares, Pensiones no contributivas) que engloban en total 17.8 millones de personas. Las subas para estos beneficiarios serán de 11.8% en marzo y 10.8% en junio.

Así las cosas, el haber mínimo de un jubilado que actualmente es de $9.309.–, llegará en marzo a $10.401.– y en junio a $11.535.–

4) la devolución de 15 puntos del IVA por compras con tarjetas de débito realizadas  por jubilados y pensionados con el haber mínimo, beneficiarios de la AUH y otras prestaciones que brinda la ANSeS. El sistema de reintegro ha sido cancelado, argumentando desde el Ministerio de Hacienda el relativo éxito del programa

5) En junio pasado, la Sala 3 de la Cámara Federal de la Seguridad Social le ordenó al Gobierno liquidar la movilidad del último trimestre de 2017 con la misma fórmula que venía aplicando hasta septiembre de ese año y no con el 5.71% que aplicó la ANSeS para calcularla en marzo del 2018, porque consideró inconstitucional un artículo de la Ley de Reforma Previsional (sancionada en diciembre 2017). ¿Por qué razón no tratan ese asunto con la urgencia que se debe?

Estas son solamente algunas cuestiones que hacen a las maniobras de la  Dirección de la ANSeS. Hay 300.000 juicios  de Jubilados que las sufren.

La ANSeS miente, confunden en declaraciones que hacen creer en el estricto apego a lo ordenado por la justicia, y la Justicia no actúa en tiempo y forma.

Sacarle los haberes que les corresponde a los jubilados y pensionados es violatorio de la dignidad del ser humano y de la ley. Pero, lamentablemente, quien tiene el poder y absoluto, hace lo que quiere.

No hay que dejar de reclamar, tal como lo hacen otros sectores de la población.

Esto tiene que cambiar. El Gobierno actual o el que vendrá tendrá que mejorar la situación de los jubilados y terminar con las mentiras y los desaciertos políticos.

SarandÍ 168 - Buenos Aires - 5411 4954 2518 / 2519 - Salón de eventos: Alsina 2149
Copyright © 2017 | ASOCIACION DE FUNCIONARIOS DEL PODER LEGISLATIVO DE LA NACION